Tenlo claro, si tu moto ya tiene cuatro años (o tu ciclomotor ya ha cumplido los tres años), te toca pasar la ITV cada dos años. Que no se te olvide porque circular sin ITV significa una multa segura y el seguro no se hace cargo en caso de que tengas algún accidente. Así que ya sabes, márcatelo en rojo en el calendario y que no se te olvide.

Puedes pasar la ITV en cualquier estación pero los precios varían de unas comunidades autónomas a otras, así que a lo mejor te interesa hacerte unas curvas para acercarte a una comunidad vecina y ahorrarte unos euros. Las diferencias pueden ser abismales, las comunidades más baratas son Baleares y Ceuta, mientras que la más cara es Galicia.

¿Qué documentación se debe llevar a la ITV de la moto?

Ya hemos elegido la estación donde vamos a pasar la inspección, llevamos el dinero (o la tarjeta de crédito) en el bolsillo y hemos pedido cita previa… ¿o no? Es mejor pedirla para ahorrarse largas esperas, pero no es obligatorio. Lo que sí es obligatorio es llevar esta documentación:

  • Permiso de circulación.
  • Tarjeta de inspección técnica.
  • Recibo del seguro en vigor. Aunque no lo suelen pedir nunca.

¿Qué se revisa en la ITV de las motos?

En la ITV hacen una revisión muy genérica de diferentes puntos de la motocicleta y muchos de ellos debemos revisarlos nosotros mismos antes de ir para evitarnos ‘que nos tiren’ y nos toque volver.

Accesorios homologados por el fabricante

Lo primero que tenemos que ver es que si la moto tiene piezas que no son de serie, estas piezas tienen que estar homologadas por el fabricante. Si están homologadas, no te deben plantear ningún problema. Aunque son famosas las conversaciónes con otro moteros contando las peripecias sucedidas en la ITV al no dejarte pasar con un accesorio u otro. Si tienes los datos de homologación de los accesorios de tu moto, no está de más llevarlos encima por si al técnico le entra alguna duda.

Escape de moto

Puntos a revisar antes de pasar la ITV de tu moto

Si la moto no está muy bien cuidada, está en desuso o no anda fina de carburación o inyección, lo mejor es que la lleves al taller antes para que la den un repaso. Si tienes la moto al día basta con que revises estos puntos:

  • El número de bastidor debe estar perfectamente visible, sin muestras de manipulación y, obviamente, debe coincidir con el de la documentación.
  • Revisa todas las luces: cruce, carretera, intermitentes, freno (que funcione al accionar la maneta y el pedal), emergencia (si lleva), luz de matrícula y catadióptrico trasero.
  • Revisa los frenos y que estén en perfecto estado. Eso seguro que lo tienes muy en cuenta por tu seguridad, pero por si acaso, revísalos.
  • La moto debe llevar instalados dos retrovisores o sólo el izquierdo si su velocidad máxima no supera los 100 Km/h.
  • Revisa que los guardabarros y los protectores de cadena y corona no estén rotos.
  • Revisa que la matrícula esté bien anclada, visible y sin manipular. La placa debe ser homologada, sin esquinas cortantes y con los números bien visibles.
  • Neumáticos en la medida y código de velocidad homologados. Si las medidas son equivalentes también vale, pero entras en un terreno en el que tienes muchas posibilidades de que te puedan llamar la atención.
  • Comprueba que funciona el claxon y el velocímetro.
  • Revisa que tu moto no tenga pérdidas de fluidos: aceite de suspensión, de motor, líquido de frenos o refrigerante.
  • Revisarán las emisiones de CO2. Si tu moto no va fina de puesta a punto puede emitir más CO2 del permitido pero eso es tarea para un mecánico.
  • Revisarán el nivel de ruido del escape. Si el escape es de serie no debe haber problema, pero si lo has cambiado puede que te pases de ruido, aunque el escape que has puesto sea homologado. ¿Por qué? Porque los escapes de la industria auxiliar suelen recurrir a la fibra para reducir el ruido y esta fibra se va quemando con el paso de los kilómetros. Si sospechas que tu moto empieza a sonar más de la cuenta, llévala al taller para poner fibra nueva en el escape.

Qué debemos mirar cuando compramos una moto de segunda mano

Y, también, puntos clave de la ITV de ciclomotores

En los ciclomotores la ITV también es bianual pero a partir del tercer año en vez del cuarto como sucede en las motocicletas. La inspección es muy similar a la de las motos pero se suelen encontrar dos problemas muy comunes: Ruidos y velocidad máxima.

Ambas son culpa del propietario porque a los pequeños 50 cc se les suele cambiar el escape por uno más libre para ganar en prestaciones y se le quitan los topes incluso antes de salir del concesionario. ¿Solución? Ya lo sabes, montar el escape original y ponerle sus topes para que no supere los 45 Km/h de velocidad máxima.

Cómo pasar la ITV de la moto sin quebraderos de cabeza
5 (100%) 17 votos

1
¡Déjanos un comentario!

Por favor, Acceder para comentar
avatar
1 Comentarios
0 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentarios con más reacciones
Los comentarios más populares
0 Comentaristas
Nuevos comentaristas
  Suscríbete  
Notificación de
trackback

[…] Cómo pasar la ITV de tu moto sin quebraderos de cabeza […]